viernes, 26 de octubre de 2012

Relato V: El club de los corazones rotos

El parque por la mañana siempre me había parecido precioso. Atajando entre árboles y con cuidado de no pisar las flores, llegué a mi sitio preferido. Un banco, en el lugar más escondido del parque, al lado de un sauce llorón, que era el mejor lugar para leer sin ser molestado.

Pero ese día no había tenido suerte. Había una persona sentada allí. Un chico, más o menos de mi edad que se sentaba, con los hombros hundidos y la mirada perdida.

-Hola.-murmuré, sentándome a mi lado.

Eso bastó para que me mirase y pude ver en su rostro una tristeza que no me era desconocida.

-Hola.-contestó, extrañado de que una desconocida le estuviese hablando.

-¿Cómo se llamaba?-pregunté, nunca me ha gustado andarme por las ramas.

-¿Qué?

-La chica por la que estás aquí. Su nombre.

-¿Cómo sabes que estoy aquí por una chica?

-Llevo viniendo aquí practicamente a diario desde hace meses, y siempre que alguien me ha quitado el sitio, ha sido por alguna tristeza. Y me jugaría lo que fuese a que la tuya tiene nombre y apellidos.

-¿No puedo estar triste por otra cosa?

-No, porque tienes esa cara. La cara de: ¿en qué me he equivocado? Es la cara que ponemos todos cuando una relación sale mal.

Sonríe casi imperceptiblemente, aunque la alegría no llega a sus ojos.

-Te das cuenta de que si estoy así por que me ha pasado cualquier otra cosa estás quedando fatal, ¿no?
-¿Acaso me estoy equivocando?

-No.-reconoce a regañadientes tras unos segundos de silencio.

Espero sin decir nada, porque sé que va a empezar a hablar para desahogarse y no quiero interrumpirle.

-Se llamaba... Bueno, su nombre tampoco es importante, al fin y al cabo. Era perfecta. Guapa, lista, simpática, divertida, amable, cariñosa... Lo tenía todo. Y me quería. Pero no fui el único que se dio cuenta de lo maravillosa que era.

-¿Se fue con otro?

-Sí.-respondió, concentrando en dos letras todo el dolor de un corazón roto.

-Pues vaya con la chica maravillosa.

-¿Esa es tu manera de animar?¿Meterte con la chica a la que amaba?

-A la que amas.-le corregí.- Si ya no la quisieses, no estarías así. Y no trataba de animarte, yo no puedo hacer eso. Tienes que ser tú el que encuentre la forma de seguir adelante.

-Genial.-dijo, con sarcasmo.-Sencillamente fantástico. 

-¿A qué si?-respondo, en el mismo tono.- Bienvenido al club de los corazones rotos.

-¿Y cuántos miembros tiene tu club?

-Tantos como gente con ganas de encontrar un lugar como este banco, apartado del resto del mundo.

-Bastantes, entonces.

-Ya, el ser humano tiende a querer perderse cuando está triste. Supongo que perdernos es nuestra forma de intentar encontrar el camino correcto.

-¿Y funciona?¿Encuentras el camino correcto perdiéndote?

-No, nunca. Es imposible encontrarlo. No existe.

-Entonces, ¿por qué lo intentamos encontrar?

-Por la misma razón por la que seguimos enamorándonos. La esperanza de que algún día aparezca por arte de magia el camino perfecto. Pero luego, llega un día en que nos damos cuenta de que no hay un camino correcto. Todos tienen fallos, curvas difíciles y peligros terribles. Pero también te das cuenta de que, aunque no sea perfecto, hay un camino por ahí esperándote, aguardando a que llegues tú. No para ignorar sus fallos, si no para aprender a amarlos como parte del camino. Hasta entonces, seguimos perdidos.


12 comentarios:

  1. Me encantó ♥_____♥
    Es difícil enamorarte de alguién, aunque a mi no me gusten mucho estas cosas románticas, es verdad que se te queda el corazón roto en esos casos, a si que si yo estuviera en ese relato estaría en el club de los corazones rotos, jeje.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado ^^ Todo el mundo pasa por el club de los corazones rotos en algún momento, es ley de vida xD

      Eliminar
  2. Ya lo he dicho, pero me gusta como escribes y tu visión de las cosas.
    Un saludoo! n.n

    ResponderEliminar
  3. me encanta el ultimo guion, la reflexion de como es el camino del amor comparando con un camino es fantastica, y yo también pertenezco a ese club de los corazones rotos por cierto hay un libro que se llama el club de los corazones solitarios y la verdad esta muy bien se llama asi bueno en parte por lo que tu has escrito, no se si te lo habras leido =)
    ah y tienes un premio en mi blog
    bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no lo he leído, pero quiero hacerlo ^^
      Ahora mismo me paso por tu blog, besos ^^

      Eliminar
  4. Aw muy linda la historia aunque un poco triste.Y claro ,es ley pasar por el club ;)
    Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  5. El camino perfecto lo encuentra uno caminando,dándote de bruces contra el suelo,tropezando con las piedras,recibiendo suaves o intensos rasguños con las hierbas que lo cubren...viviendo el paseo.
    ¡Buen trabajo,S.D.!.Sigue adelante.
    P.D.¡Me encanta el nuevo look de tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^^ Me alegra que te guste el look de Halloween :)

      Eliminar
  6. Una reflexión muy buena, nos ha encantado :)
    Por cierto, nos gusta mucho el look que le has dado a tu blog de Halloween ^-^
    Besitos.

    ResponderEliminar