sábado, 11 de agosto de 2012

Tengo ganas...

De chillar. De darle un golpe a algo. De tumbarme en la cama y no levantarme nunca más. Y, sobre todo, tengo ganas de hablar con él. Muchas ganas, y también quiero que él esté pensando en mí en este momento.

O no. Tal vez sea mejor que él no piense en mí. Eso me ayudaría a olvidarle. A conseguir borrar estas malditas ganas de llorar que tengo cada vez que pienso en él. Es decir, todo el día.

Jamás pensé que mi vida dependería tanto de alguien. Yo, que me burle del amor a más no poder, que dije que los enamorados se volvían cursis y eran incapaces de pensar en nada que no fuese su enamorad@. Y ahora, ¿qué? ¿De qué me han servido todos mis argumentos en contra del amor? Os lo digo: DE NADA.

Le quiero. Y eso es una verdadera putada. A todos los que defendíais el amor de mis críticas: sí, es maravilloso querer a alguien. Pero también, terriblemente doloroso.

6 comentarios:

  1. Hola!!!!!!!!!!!!!

    No esta mal esto de desahogarse en el blog ¿a que no? por lo menos a mi gusta =) sobre todo cuando las emociones te superan y no hay otra forma de sacarlas

    Sobre tu entrada... no se como sera la situacion solo puedo decirte que una persona a la que le importas no te hace sufrir, pero si tu realmente estas segura de que le quieres y merece la pena luchar, no te rindas, sal de la cama y ve a por él.

    Mi intencion no es meterme en tu vida, ni nada por el estilo... asi que no te lo tomes a mal por fa
    Un saludo =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola ^^
      Sí, lo de desahogarse en el blog es muy útil, a mí me relaja mucho.
      Y él no me hace ningún daño. Es una buena persona y me quiere, pero por algunas cosas tuve que cortar con él. Fue decisión mía, y creo haber hecho lo correcto, pero le extraño muchísimo.
      Un saludo ^^

      Eliminar
    2. Entonces me cayo y .... el tiempo lo cura todo bss

      Eliminar
    3. Sí, supongo que el tiempo me ayudará. Gracias por tu comentario ^^ Besos :)

      Eliminar
  2. Ay como me siento de identificada...

    Yo también me reía de las cursilerias del amor. Y terminé diciendo un par de te amos al día (mínimo)... y muchísimos motes cursisimos. Me imaginé el nombre de nuestros hijos, y juntos imaginamos como sería nuestra casa. Y un día de repente ya todo se había terminado... lo pasé muy mal, pero como ya conté en tu otra entrada, no quise que él me viera así, me creé muchísimos objetivos que me mantuvieran distraida y me hicieran recomponer mi vida... la vida que tenía antes de conocerle. Los primeros días, meses, son difíciles porque se le hecha de menos. Yo también me tiraba en la cama y al final terminaba escribiendole, pensando que él también me estaría echando de menos. Ahí descubrí que los chicos no funcionan como las chicas.

    El tiempo pasó y le olvidé... lo curioso es que yo no volví a saber nada de su vida pero de vez en cuando gracias a google analitycs descubro que él sigue curioseando como me va, en el blog jajajajajajaja.
    Pero el tiempo lo cura todo, hasta el mayor de los amores, cuando sobretodo crees que has hecho lo correcto en dejar la relación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que creo haber hecho lo correcto, pero a veces me cuesta parar de pensar en él. Pero sé que algún día empezará a ser más fácil, sólo es cuestión de tiempo. Gracias por tu comentario^^

      Eliminar